No podríamos crear escuela sin adentrarnos en los sueños, ilusiones y “amores” de nuestros alumnos.

Un pura sangre y una solea por bulerías ha sido suficiente para que la magia surja y María nos sorprenda y enamore con esta bella escena, donde flamenco y amor hacia los caballos se funden.

Gracias a María por enseñarnos esta bella parte de su vida y su familia así como  a los integrantes del equipo del Picadero Pascual , al jinete Emilio González y por supuesto a Bohemio este hermoso caballo campeón de Andalucía en alta escuela.

Gracias y Ole.