En estas fotos, sobran las palabras y si tuviésemos que describirlas no faltarían, complicidad, respeto, elegancia, compas, experiencia, ternura, amistad y amor por el flamenco.

Todo esto ocurre cuando dos maestros se encuentran y la satisfacción por el trabajo bien hecho es el mejor premio.

Gracias al maestro Torombo por esta visita y este curso de verano tan especial y gracias siempre a nuestro gran maestro Manolete por estar siempre a la espalda de todo el equipo de la Escuela de Manolete.

Con este emotivo momento despedimos al maestro Torombo, que como cada vez que nos visita nos deja un maravilloso recuerdo lleno de muchas sonrisas, compas, soniquete y mucho arte. Gracias maestro.

Dos maestros, una escuela, Escuela Internacional de Flamenco Manolete.

Made in sacromonte, Granada.

¡Creando escuela!

Os esperamos del 16 al 20 para un nuevo gran curso, esta vez gracias a nuestro IVAN VARGAS.